¿Que tiene la vivienda nueva que no tiene la usada?

Un seguro de Garantía Decenal (10 años) que cubre los daños que puedan producirse en la estructura, y los que como consecuencia del fallo de esta, se produzcan en cerramientos, cubiertas y otros elementos del edificio. Los edificios terminados antes del año 2000 no tenían obligación de suscribir este seguro.

 La responsabilidad civil de los agentes intervinientes en el proceso constructivo: Arquitectos, Aparejadores, Ingenieros, Constructores y Promotor, que cubre todos los defectos de proyecto, dirección y ejecución de la obra que pudieran aparecer durante los primeros años de vida del edificio.

 Una estructura calculada y ejecutada atendiendo a una normativa mucha más exigente, en cuanto a: durabilidad de la mismas, mejor comportamiento frente al fuego y mejor respuesta al sismo (terremotos). Antes de 1994 no existía una regulación exhaustiva de obligado cumplimiento en cuanto a la aplicación de diseños, cálculos y medidas contra los seísmos.

 Las instalaciones comunes del edificio y las privativas de cada vivienda totalmente actualizadas.

 La accesibilidad para personas discapacitadas resuelta. Ascensores de 6 personas, adaptados para invidentes y personas con dificultades auditivas, rampas, etc.

 Un catalogo de materiales y soluciones estéticas de hoy: aluminio, azulejos, griferías, sanitarios, etc.

 También tiene la garantía de no necesitar inversiones para rehabilitar elementos comunes del edificio como: cubiertas, fachadas, instalaciones comunes, etc., que en un edificio de más de 10 años de antigüedad tienes garantizadas.

Una vivienda nueva también tiene un mayor valor como inversión, porque tiene toda su vida útil por delante. Si compras una vivienda nueva ahora y tienes que venderla dentro de 20 años, estará “casi nueva”; sin embargo si compras ahora una vivienda que tenga 20 años y la vendes dentro de los mismos 20, realmente estará con problemas de conservación y depreciada.

Quizá también tenga además, plaza de garaje y ascensor, en algunos casos. Y algunas cosas más.

Pedro A. Robles Moya

Administrador y Director Técnico

Cómo salir de la casa de tus padres sin amor!

Hoy, San Valentín, ahora que se acerca la cena, no todo el mundo está felizmente unido a alguien por amor y por la hipoteca.

¿Pero no tener una pareja con la que comprar la vivienda nos limita para dejar de vivir con nuestros padres? ¿Creemos que no seremos capaces de pagar una hipoteca? ¿O no tengo ganas de pagar una hipoteca solo? También puede ser que la dureza de los bancos no te la concedan. Pues hay soluciones. Lanzamos algunas ¡A ver la que se te ocurre a ti!

Hay gente que tiene la suerte de heredar o de ser tan ahorrador que él solo se la puede comprar pero seamos realistas. No todos tienen esa suerte por eso hay que agudizar el ingenio.

En una época donde el precio de la vivienda está muy por debajo del que tenía hace 5 años y que además lleva estancado algo más de 2 años. Todos sabemos que es un buen momento para comprar y no para vender, realmente.

¿Por qué esperar? ¡Echémosle imaginación!

Uno puede comprar una vivienda y alquilar una habitación para obtener ayuda en el pago de la hipoteca. O pueden adquirirla entre dos colegas y compartir piso. Sería un doble beneficio. Por un lado pagan lo mismo que si de un alquiler se tratase y cuando decidan dejar de vivir acompañados recuperarán la inversión, ya que es obvio que el mercado se reactivará.

Por todos es sabido que muchas personas, previsoras, pagan la hipoteca de su vivienda alquilándola durante un tiempo hasta que deciden o pueden emanciparse.

¿Ahora es el momento de sembrar? ¿O acaso es mejor vivir con/de los padres?

Esta noche podrías haber preparado tú la cena de San Valentín. ¿Cuántos 14 de febrero más vas a esperar a tu propio hogar? 😉

 

El equipo Arco 02.

Comprar una vivienda. Capítulo 8. PAPELEOS Y GESTIONES.

Buenos días a tod@s!

Ya conoces muchos de los pasos firmes que tienes que andar a la hora de comprar una vivienda con éxito. Ha llegado el momento en el que has encontrado tu casa ideal y todo está en regla ¿Para qué darle más vueltas? Di “si quiero” y entrega la señal solicitada. Normalmente se trata de un 5 ó un 10% del valor de la vivienda. En el momento de hacer entrega del dinero recuerda que tendrías que firmar un contrato llamado de arras o de reserva. Esto garantiza que la otra parte se compromete a venderte la casa o tendrá que indemnizarte con el doble de la entrega que has realizado.

Una vez que todo está en marcha… toca comenzar el proceso de papeleos y gestiones.

En el registro debes comprobar que la vivienda figura inscrita, que el vendedor figura inscrito como propietario y debes comprobar que la vivienda no está gravada con alguna hipoteca o algún otro derecho de terceros que pueda suponer un obstáculo en la compra.

El contrato debe ser redactado con claridad y sencillez, sin hacer referencia a documentos no facilitados al comprador previa o simultáneamente a la firma del contrato.

Como comprador deberás cuidar y observar que en el contrato figuren las siguientes clausulas:

  • Título acreditativo de propiedad y cargas.
  • Descripción de la vivienda.
  • Precio total.
  • Forma de pago. Si éste es aplazado, debe indicarse la cantidad aplazada y fecha de vencimiento, expresando por separado  la cantidad correspondiente a intereses (deducibles del impuesto sobre la renta).
  • Condiciones de amortización de los créditos concedidos o cláusulas que faculten al vendedor a incrementar el precio aplazado durante la vigencia del contrato.
  • Fecha de entrega de la vivienda.

Cláusulas penales: en los contratos privados es práctica habitual la entrega de unas cantidades en concepto de anticipo y/o señal para vincular al comprador y al vendedor, siendo igualmente habitual la existencia de cláusulas penales que penalizan el incumplimiento del contrato. Asegúrate de que dichas cláusulas penalicen de igual manera todo incumplimiento, ya sea del comprador o del vendedor.

Cláusulas especiales: en el caso de la compra de vivienda en construcción o de futura construcción debe figurar además una cláusula por la que el constructor se obliga a garantizar la devolución de las cantidades anticipadas más el 6% de interés anual mediante el contrato de seguro o mediante aval bancario, tal y como obliga la Ley.

En el momento de la firma del contrato el vendedor deberá entregar al comprador el documento que acredite la garantía señalada en esta cláusula. En el caso de existir alguna modificación no previsible durante la construcción de los pisos que suponga incremento del precio, esto deberá ser comunicado al comprador, quien podrá dar o no su conformidad.

Hay ocasiones en que la venta de un inmueble se formaliza con un contrato privado. En estos casos no se pueden inscribir en el registro hasta que no se firme la escritura pública de compraventa.

Recuerda que la inscripción en el registro es la que acredita y garantiza tu propiedad frente a terceros.

ENHORABUENAya tienes tu vivienda en propiedad y ¡¡¡así de fácil!!!

Recuerda que en Arco 02 gestionamos y facilitamos la mayor parte de todo el proceso y gestión de papeleo para ahorrar tiempo y “calentamientos de cabeza” a nuestros clientes. Además, ahora puedes entrar a tu vivienda SIN I.V.A.

¡¡No dejes pasar las buenas oportunidades!!

Encar Serrano.

Comunicación y MKT.

Comprar una vivienda. Capítulo 7: SOLICITA LA INFORMACIÓN.

¿Vais siguiendo los pasos para comprar vuestra vivienda? Espero que estéis tomando buena nota para que sepáis en todo momento qué hacer y qué exigir para no incurrir en errores que lamentemos posteriormente, cuando no tenga solución.

Si vas a comprar una vivienda de obra nueva debes solicitar al vendedor la siguiente información:

Plano general del emplazamiento de la vivienda y de la vivienda misma. Solicita una descripción de la vivienda que incluya la superficie útil y descripción general del edificio en el que se encuentra, de las zonas comunes y de otros equipamientos (si los tiene), de la estructura del inmueble y de sus cimientos.

Calidad, marca, modelo, durabilidad, mantenimiento, medidas y referencia de los revestimientos interiores y aislamientos acústicos de la vivienda (suelos, muros y techos), del edificio, zonas comunes y accesorios.

Tipos de madera, cristales y grosor de los mismos, materiales empleados en puertas, ventanas, armarios, etc.

Descripción y gráfico de las instalaciones y redes de distribución de los distintos bienes comunes así como de los servicios y suministros en el interior de las viviendas (redes eléctricas, de agua y calefacción, y garantías de los mismos).

Instrucciones sobre el uso y conservación de las instalaciones que exijan algún tipo de actuación o conocimiento especial y sobre evacuación del inmueble en caso de emergencia.

Medidas de seguridad contra el fuego y equipos de extinción de incendios instalados en el inmueble.

Características de los ascensores y montacargas instalados en el inmueble y medidas de seguridad con que cuentan.

Que te expliquen las medidas de ahorro energético en la construcción, y de los materiales y sistemas de aislamiento térmico de que dispone el inmueble, tanto en los elementos comunes como en las viviendas, con la indicación de la toxicidad de los mismos.

Las características higiénico-sanitarias también son muy importantes. Pide una descripción y gráfico de las redes de saneamiento y evacuación del inmueble y de la vivienda y su conexión con la red general, así como las dimensiones de las ventanas, superficies de iluminación y ventilación.

Por supuesto, no olvidemos lo datos del vendedor. Razón social, domicilio y, en su caso, datos de inscripción en el registro mercantil. Cuando se trate de la primera transmisión, se indicará el nombre y domicilio del arquitecto y el nombre o razón social del constructor.

Necesitaríamos también los datos identificativos de la inscripción del inmueble en el registro de la propiedad.

Precio total de la vivienda y servicios accesorios y anejos. El precio no incluirá el I.V.A. si está sujeto a este impuesto (si se trata de una primera transmisión efectuada por un promotor). En otro caso, se indicará la cuota que corresponda por el impuesto de transmisiones patrimoniales.

Forma de pago. En caso de pactarse aplazamientos, se indicarán el tipo de interés aplicable y las cantidades que corresponderá abonar por principal e intereses, así como las fechas de vencimiento de ambas.

Cuando la vivienda es de nueva construcción, el vendedor tiene que poner a disposición del comprador: cédula urbanística (situación urbanística de la finca), licencias necesarias para la construcción, licencia necesaria para la ocupación y utilización de la vivienda (cédula de habitabilidad), estatutos y normas de funcionamiento de la comunidad de propietarios. Si la edificación no está finalizada, se ha de hacer constar la fecha de entrega.

Te puede parecer que no es necesario exigir tanta documentación ni estar al corriente de todas esta cosas pero ahora sólo hazte esta pregunta ¿Debo conocer a fondo el lugar donde voy a vivir?

Encar Serrano

Comunicación y MKT.

Comprar una vivienda. Capítulo 6: LOS 5 SENTIDOS.

Ya te has decidido, te has ilusionado y te estás viendo en ese nuevo proyecto de vida futuro que has o habéis diseñado. A continuación has buscado información a través de conocidos y pateando la ciudad. Preparaste tu kit del buscador y ahora estás allí.

Hasta ahora tenías una idea aproximada pero ya tienes delante la casa. Hazte preguntas como ¿podría ser la tuya? ¿Te ves viviendo aquí? ¿Te decepciona o es tal como te la habías imaginado? Intenta verla no como está, sino como tú podrías dejarla.

Buscar casa es como una historia de amor. Al principio hay una especie de autocensura. Sientes que algo te molesta pero no quieres darle importancia. Y después ese algo comienza a crecer y crecer hasta que te resulta insoportable. Te toca reconocer que lo sabías desde el principio. Así que esa tontería sin importancia que has detectado, analízala bien. Tú sabes bien lo que quieres. Atento a lo que tus sentidos te indican.

Lo mejor es probar la vivienda. Date un paseo por la zona, fíjate si es tranquila, si tiene zonas verdes, si te gusta el vecindario, inspira fuerte a ver qué tal huele.

Mira la fachada. Es como un libro abierto. Te dará muchas claves sobre la comunidad de vecinos y cómo te vas a llevar con ellos. Entra en el portal como si estuvieras en tu casa. Enciende las luces, toca el portero automático. Imagina que vienes con el carro de la compra o el del bebé. Imagina la escena de la mudanza en el ascensor para saber si cabrán los tablones de las estanterías o habrá que subir los sofás por la ventana.

Cuando estés dentro mira si te gusta la distribución o si sería fácil cambiarla. Golpea con los nudillos el muro que te estorba para comprobar si es de carga o lo puedes tirar. Advierte cualquier olor o manchas de humedad en los techos, los armarios empotrados y en los cercos de las ventanas.

Echa un vistazo por la ventana. Mira lo que se ve y observa quién te ve a ti. Comprueba la orientación y si el baño tiene ventilación. Echa una ojeada a los azulejos, al color de los sanitarios, a los suelos y a la instalación eléctrica y del gas. Pregunta si tendrías que romper en tu vivienda para hacer cualquier instalación o, por el contrario, el edificio está preparado para tal fin.

Escucha la calle. Atento al tráfico. Si hay obras cercanas o un mercado.

En resumen, abre las ventanas y escucha, siente y huele. Paséate por todo el edificio y la vivienda dejándote guiar por tus sentidos. Ellos son la única manera que tendrás de saber si te hace feliz la idea de vivir allí.

Encar Serrano.

Comunicación y MKT.

Comprar una vivienda. Capítulo 5: KIT DEL BUSCADOR.

¿Ya tienes la selección de viviendas que vas a visitar? Muy bien, ve toda la oferta, no te dejes nada pero eso sí… te costará recordar los detalles de cada una así que, prepara tu kit del buscador o ¡ven a recogerlo a Arco 02!

    • Lápiz y papel: fundamental. Haz un plano simple de la vivienda a mano y anota todas las características que veas convenientes pues, te aseguro que, luego no recordarás por qué eliminaste una vivienda o cual tenía la terraza grande pero vistas horribles. Anota percepciones y detalles. Por supuesto, no olvides anotar la dirección de la vivienda y el contacto al lado.
    • Brújula: la orientación es definitiva. Tú eres quien sabe si te gusta el sur y buscas sol o temes al verano. A veces el exceso de luz provoca que tengamos que vivir a oscuras con las persianas y cortinas echadas todo el día.
    • Metro: a menudo hay una gran diferencia entre lo que te dicen que mide el salón y lo que te salta a la vista. La mayoría de veces esto sucede porque el propietario te habla en metros construidos, que son bien diferentes a los útiles. Estos últimos son los que te interesan ya que son aquellos en los que viviremos y pondremos muebles. Si llevas un metro, comprueba el espacio con el que contarás en tu nueva vivienda. Además, las viviendas vacías parecen más pequeñas de lo que son realmente. No te quedes con la duda de si te cabrá el dormitorio o ese sofá del que te cuesta tanto desprenderte.

En Arco 02, además del lápiz, papel y metro, también entregamos, a aquellos que vienen a informarse, un manual con información útil para la compra de su vivienda

    . Responde a cuestiones tales como qué exigir al promotor, qué documentos necesito, qué aspectos debo tener en cuenta, con qué gastos tengo que contar, etc.

¡Que la compra de tu vivienda no te sorprenda desprevenido! Ven, infórmate y llévate tu kit completamente gratis.

 

Encar Serrano.

Comunicación y MKT.