¿Vivienda unifamiliar o colectiva?

Uno de las tendencias que he observado en estos tres últimos años en las preferencias de un sector del mercado de la vivienda en Caravaca de la Cruz, es la elección de la autopromoción de vivienda unifamiliar en: urbanización o en la huerta; así como la compra de vivienda unifamiliar adosada o exenta, de empresa promotora. Todos sabemos de la existencia de Buenavista, El Carrascal, El Llano, Nueva Caravaca, etc.

En la pasada época del boom, años 2005-2006, los precios del suelo subieron desorbitadamente, y se gestionó bastante suelo de carácter residencial para este tipo de viviendas en la periferia de nuestra ciudad.

Como consecuencia de la crisis y con el objetivo de aligerar sus compromisos económicos, propietarios de este tipo de suelo, entidades financieras y otros, pusieron en circulación parcelas a mitad de precio que años anteriores, creando una sensación de oportunidad en el potencial comprador, que además y en la mayoría de los casos encontraba la parcela con financiación.

Animados por esta circunstancia, muchas parejas de jóvenes caravaqueños optaron por comprar su parcela, para autopromocionarse su vivienda, alentados por los rumores de que “ahora se construye muy barato” y “por poco más que un piso tienes tu vivienda independiente”.

Indudablemente vivir en una vivienda unifamiliar o un adosado con parcela, tiene sus ventajas. Una mayor privacidad, independencia de toma de decisiones sin tener en cuenta a la comunidad de propietarios, uso y disfrute de las zonas verdes, mayor contacto con la naturaleza, menos problemas de aparcamiento.

Pero hoy más que nunca, en este contexto de cambio económico sin resolución a corto plazo en el que nos encontramos, no podemos dejar de lado analizar el componente económico de esta decisión.

La construcción de una vivienda unifamiliar, requiere la misma gestión que cualquier otro tipo de edificación residencial.

Hay que encargar un proyecto, contratar Arquitecto y Aparejador, solicitar licencia de obras; en Notaría realizar escritura del terreno, de obra nueva, de hipoteca, etc.; pagar el IVA de las actividades, pagar derechos de acometidas a las compañías suministradoras, gastos financieros antes de su ocupación, avales bancarios para el Ayuntamiento; total, que lo que al principio pensamos que nos costaba 8, nos cuesta 80.

Por supuesto, las falsas expectativas siempre pueden resolverse si buscas asesoramiento en profesionales con experiencia y honestos, que previamente a la compra de una parcela, te pueden ayudar a que sepas el coste final de tu decisión.

El coste de la vivienda unifamiliar, te obliga, en caso de que no dispongas de una cantidad importante de dinero ahorrado, a contratar un préstamo hipotecario de una elevada cantidad, hablemos de 200.000 a 250.000 euros.

Empezando por la dificultad de que te concedan un préstamo de esa cuantía a día de hoy, continuamos porque la cuota de esa hipoteca te va a suponer entre 900 y 1.200 euros mensuales a 35 o 40 años.

A esto tenemos que añadir que el coste para la economía familiar de vivir en una vivienda de este tipo es sensiblemente mayor a vivir en un piso.

Gas, electricidad, agua, se consumen en mayor medida. Una casa con cuatro fachadas y sin edificación superior ni inferior, consume mucha más energía para climatizarse, tanto en invierno como en verano. El jardín hay que regarlo y quizá tengamos piscina, que incrementan sensiblemente el consumo de agua.

Además el IBI o “contribución” es muy superior, porque los metros en propiedad son mucho mayores.

Seguramente pondrás un sistema de alarma que hay que pagar todos los meses.

Si los dos componentes de la pareja trabajan y además tienes hijos, necesitarás dos coches y muchos viajes para arriba y abajo. Dos seguros, dos mantenimientos, gasolina.

En el casco urbano puedes ir andando a todas partes.

No quiero dejar de comentar, que en el caso de que los dos miembros de la pareja trabajen, necesitarás una persona que te ayude en las tareas del hogar, con los niños, con el jardín.

Todos estos factores pueden suponerte entre 400 y 1000 euros más al mes.

Todavía tenemos que comprar alimentos, productos de limpieza y aseo, libros para niños, ropa, reservar algo para salir con los amigos, hobbies, regalos de cumpleaños y navidad, etc.

Para concluir, deseo que este artículo sea de utilidad para todos aquellos que os estáis planteando el tipo de vivienda que queréis.

Una vivienda unifamiliar, te proporciona una gran calidad de vida, pero solo si económicamente lo puedes soportar.

En el caso contrario, y en un escenario como el actual, te puede hacer la vida muy difícil.

No olvides que tienes otras opciones para disfrutar de tu hogar, de tu pareja, amigos, para ahorrar un poquito, para seguir saliendo en las fiestas, para irte de vacaciones. En Arco 02 podemos ayudaros.

Espero haber sido útil. Muchas gracias.

Pedro A. Robles.

Arquitecto Técnico y Director de Arco 02.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s